Copyright 2019 - LaLupaRadio - Cabildo 1813 - Maldonado, Uruguay

Edil Joaquín Garlo (MPP609) Tema: Salud

Edil Joaquín Garlo

Tema: Salud

"...Hoy queríamos referirnos, presidente, a un tema que está sobre la mesa en nuestro departamento –desde hace mucho tiempo con mayor frecuencia–, y es la salud en Maldonado. La salud como un desafío con esperanza en nuestro departamento. El tema en el departamento es un desafío con esperanza y dicen los diccionarios que la esperanza es la confianza de lograr una cosa o de que se realice algo que se desea. Como decía el filósofo, compañero uruguayo José Luis Rebellato: “La esperanza no se reduce a un sueño ilusorio, sino que requiere la capacidad de descubrir las posibilidades de cambio en la historia, trascendiendo la ceguera que impone el pensamiento único”.

Vaya si hay esperanza, vaya si hay confianza en la construcción de la red de salud en nuestro departamento. Quiero invitar a todas y a todos a que por unos minutos recorramos juntos, mentalmente, los servicios de salud en Maldonado en los últimos años, que hagamos juntos como una especie de viaje en el tiempo, desde el pasado hasta el presente, que nos preguntemos: “¿Empeoraron o mejoraron estos servicios de salud?”. La respuesta es una sola, inequívoca: mejoraron y mucho. Mejoraron todos los servicios de salud en el departamento.

En este proceso, la continuidad de la inversión es un punto fundamental, tanto en el ámbito privado como en el público, especialmente en este último. Se viene invirtiendo en infraestructura, equipamiento, servicios, salarios, condiciones de trabajo, accesibilidad, capacidad de respuesta y un largo etcétera.

Por nombrar solo algunos puntos, podemos referirnos al nuevo CTI público, a ampliaciones de los CTI privados, a tomógrafos adquiridos, resonadores, nuevas ambulancias, a remodelaciones en estructuras públicas e ingresos cuantitativos y cualitativos de recursos humanos.

Todo esto no hubiera sido posible sin la reforma de la salud impulsada por nuestro Gobierno del Frente Amplio y sin esa gran política pública, esa política de Estado que ha sido el Sistema Nacional Integrado de Salud. Todas y todos reconocemos estos y más avances concretados en la última década. Ahora bien, pregunto: ¿todos lo defendemos? ¿Todos estaremos dispuestos a defender estos avances?

Pero sigamos analizando la situación y contextualizando un poco. Hay un trabajo silencioso, de hormiga, que es fundamental para la concreción de los avances obtenidos, que es la organización y la planificación. Si el sistema no se organiza y no planifica, no puede avanzar y crecer con responsabilidad, compromiso y efectividad. La exigencia que los prestadores integrales de salud del departamento enfrentan en los meses de verano es enorme. Tengan presente que en nuestra zona la población se triplica durante la temporada estival. La capacidad de respuesta del sistema sanitario está hoy día garantizada todos los veranos, todas las temporadas. Pero la población de nuestro departamento no solo aumenta en el verano, sino que aumenta año a año; la población permanente aumenta todos los años, sobre todo por los movimientos migratorios internos de nuestro país. Esto se traduce en una demanda de servicios que crece y en prestadores que brindan respuestas bajo los lineamientos del Sistema Nacional Integrado de Salud. (g.t.d)

Y esta capacidad de dar respuestas año a año se debe a ese trabajo de hormiga ‒al que referíamos‒, de planificación y de organización permanente.

Hay situaciones que es necesario puntualizar en estos tiempos actuales: la siniestralidad en el tránsito en Maldonado está generando una epidemia por patologías traumáticas como nunca en la historia reciente. Es la causa que genera más demanda de estructura compleja y especialistas de los centros de atención del departamento, provocando además una gran mortalidad y secuelas irreparables en muchos pacientes, devastando a muchísimas familias todas las semanas; lo vemos permanentemente en los medios de comunicación.

Esta altísima siniestralidad en el tránsito tiene un impacto en la saturación de los servicios y en los aspectos financieros de los servicios sanitarios. Nosotros insistimos ‒una y otra vez lo hemos dicho acá, lo hemos dicho con los vecinos y las vecinas en la calle‒ en que la falta de una política de seguridad vial responsable y adecuada por parte de la Intendencia Departamental de Maldonado contribuye a la realidad que afrontan los servicios de salud, como referíamos.

La falta de una política pública de tránsito por parte del señor director general de Tránsito y por el señor intendente departamental está generando consecuencias terribles que afectan a familias todas las semanas en nuestro departamento de Maldonado.

La falta de una política de tránsito responsable por parte del Gobierno del Partido Nacional se ve, tiene gravísimas repercusiones en el sistema de salud del departamento, ojalá algún día el director Pígola se digne a venir a esta Junta para conversar con los ediles y dar explicaciones respecto a esa falta gravísima en la que está incurriendo el Gobierno departamental.

Pero permítanme volver a la reforma de la salud. Agradezco haber crecido y vivir en una época en la que somos testigos del desarrollo de la salud en Maldonado, y tengo que agradecer al Frente Amplio el haberse comprometido con este proceso.

En los últimos diez años se ha producido la mayor inversión en salud en el departamento de los últimos cien años, del último siglo. Hace unos años el compañero edil Antonini exponía en este mismo plenario sobre las cifras que representan la inversión en salud en nuestro Maldonado. Es momento de refrescar esos datos porque demuestran cómo el Gobierno nacional sí concreta lo que promete, a diferencia de lo que sostiene algún director general de la Intendencia.

Entre 1995 y 2005, durante los Gobiernos del Partido Nacional y del Partido Colorado, ASSE invirtió solamente $8.000.000 en nuestro departamento, mientras que entre 2005 y 2015, durante los Gobiernos del Frente Amplio, ASSE ha invertido $67.000.000 en Maldonado. Es difícil dimensionar estas cifras, que son muy altas, pero hagamos el esfuerzo. Con el Frente Amplio en el gobierno, ASSE aumentó su inversión en Maldonado en más de un 800%; 800% más que los Gobiernos del Partido Nacional y del Partido Colorado.

En el período de gobierno actual, entre 2015 y 2020, el Presupuesto nacional prevé una inversión en salud para nuestro departamento de $176.000.000, que representan un 13% del total del presupuesto de ASSE. Fíjense este brutal crecimiento sistemático de la inversión en salud en nuestro departamento por parte del Gobierno nacional. Háblenme de responsabilidad y de compromiso.

Hay que tener presente que la inversión no solo ha sido en infraestructura y equipamiento sino también en el fortalecimiento del pilar fundamental de todo el aparato del Estado y especialmente para el desarrollo y la calidad de la salud, que son los recursos humanos. De nada sirven nuevos tomógrafos o más camas si no existen mujeres y hombres preparados y comprometidos para atenderlos. Hoy en ASSE se forman y se reciben pediatras, ginecólogos, médicos de familia, internistas, intensivistas, licenciadas en enfermería, obstetras, parteras, entre otras y otros profesionales.

Esto antes no sucedía porque no se planificaba así; ahora existe organización y planificación. (m.g.g.)

¿Cómo no tener esperanza, esa esperanza que referíamos al principio, si contamos con la base fundamental para seguir avanzando en el desarrollo de la salud en Maldonado, que son nuestros recursos humanos? Eso nos da verdadera esperanza.

Hoy ASSE lidera el cambio de modelo en la salud con el desarrollo de su red de atención primaria. No es la cantidad de consultas el punto fundamental para el análisis ‒como quiere hacer pensar algún director general de la Intendencia‒, lo es el cambio de modelo de atención. Es ahí donde ASSE lidera en el departamento; ASSE es la puerta de entrada al sistema y la mayor red de atención primaria de Maldonado, no solo cualitativa sino también cuantitativamente, con escenarios de alta calidad, como la policlínica de Balneario Buenos Aires.

¿Cómo no tener esperanza en los proyectos de las nuevas policlínicas del barrio Hipódromo y de La Capuera? Esos son ejemplos clarísimos de compromiso y de respuesta; nuevas policlínicas que son fruto de la respuesta responsable y comprometida del Gobierno nacional del Frente Amplio a los reclamos legítimos de las y los vecinos de las zonas a las que hacíamos referencia.

Decíamos que estas nuevas policlínicas son respuesta a las necesidades de los vecinos, respuestas responsables del Gobierno del Frente Amplio. Y sobre este punto es muy necesario recordar lo que nos costó articular ‒desde esta bancada‒ entre ASSE y la Intendencia de Maldonado ‒encabezada por el intendente Antía‒ para que se concretaran los comodatos necesarios para la construcción de estas policlínicas. Esto lo sabe muy bien el director general, Alejandro Lussich, quien fue el interlocutor válido para estas negociaciones, porque si hubiese sido por el resto de la Intendencia Departamental, ASSE no tenía los comodatos necesarios para construir dos policlínicas, una en el barrio Hipódromo y otra en La Capuera. El director Lussich lo sabe muy bien y eso hay que tenerlo muy presente; él lo tiene que tener muy presente también, porque él sabe lo que costó lograr esos comodatos que votamos acá en la Junta.

Hay un punto al que no podemos dejar de referirnos, que es el Centro de Rehabilitación Física de Maldonado (Cerema) que, luego de gestiones reales y no politiqueras ni para la foto de los diputados Alejandro Sánchez, Oscar De los Santos, Fernando Amado, Luis Gallo y Alfredo Asti, se encontraron respuestas en la sensibilidad del Ministerio de Salud y de ASSE y se concretará un nuevo proyecto de complementación que garantiza el servicio para toda la región.

Mientras tanto, la Intendencia de Maldonado sigue sin firmar un convenio con Cerema, como se tenía en el período anterior con el Frente Amplio, que daría mayores garantías para las dos partes. ¿Por qué el intendente Antía no se digna firmar un convenio con Cerema, la que todos los meses tiene que llorarle a la Intendencia para que le paguen el cheque? Si la Intendencia de Maldonado tiene sensibilidad con el asunto y se siente comprometida con esta política de Estado, ¿por qué no firma un convenio con Cerema como el Gobierno del Frente Amplio?

Por otro lado, lo concretado y proyectado en San Carlos es otra muestra de sensibilidad, responsabilidad y coherencia: lasimportantes obras en las policlínicas del barrio Rodríguez Barrios, el proyecto de radioterapia, oncología y pabellón psiquiátrico ‒con una inversión de más de $65.000.000‒, la inauguración por parte de ASSE ‒hace unas semanas‒ de la Casa de Medio Camino en San Carlos, todo esto será público, del Estado, en el Hospital de San Carlos. Ese mismo hospital que decía la diputada Arrieta que iba a cerrar y que no cerró; ese mismo Hospital de San Carlos que Arrieta, Carlos Pérez, Casaretto y Nelson Rodríguez decían que iba a cerrar. ¿Cerró el Hospital de San Carlos? Acá hay varios vecinos de San Carlos... yo creo que el Hospital de San Carlos no cerró. Creo no, estoy seguro de que no cerró.

No solo que no cerró, sino que además sigue creciendo, porque va a tener un pabellón psiquiátrico nuevo, un área de radioterapia, un área de oncología para todas y todos los usuarios del Sistema Nacional Integrado de Salud, para todo el Sistema Nacional Integrado de Salud.

¿Hay dificultades? Sí, las hay. Faltan cosas para seguir mejorando, pero hay una planificación real, hay un proyecto serio de desarrollo, hay una buena base con recursos humanos comprometidos y calificados. Tenemos capacidad de formar los recursos que garantizarán las prestaciones en el futuro. Hay una línea de trabajo que no se detiene, que es sensible, coherente y está bien delimitada y ha venido en el tiempo desarrollándose con coherencia y responsabilidad. (a.f.r.)

La inversión millonaria que se viene haciendo en Maldonado en los últimos años no tiene parangón en la historia, no hay comparación, en un siglo de historia, para ubicar la inversión en salud que está haciendo el Frente Amplio en Maldonado.

Insisto: es imposible no tener esperanza con lo que acabamos de escuchar; eso sí, ¿quiénes aquí y afuera estamos dispuestos a defender lo que hemos logrado y luchar por todo lo que falta? Nosotros desde esta banca estamos dispuestos a defenderlo y a comprometernos una vez más a luchar por todo lo que falta.

Queremos destinar las palabras, desde luego al señor intendente departamental, al señor director general de Vivienda, Desarrollo Barrial y Salud de la Intendencia Departamental ‒Alejandro Lussich‒, al señor presidente de la República ‒profesor doctor Tabaré Vázquez‒, al señor ministro de Salud Pública ‒doctor Jorge Basso‒, al señor presidente de ASSE ‒el compañero Marcos Carámbula‒, al señor director de la Regional Este de ASSE ‒el compañero doctor José González‒, a la diputada del Partido Nacional Elisabeth Arrieta, a la Comisión Nacional y Departamental de usuarios de Salud Pública, a la Federación de Funcionarios de Salud Pública, a toda la prensa del departamento como así también a la prensa nacional.

f t g m