Columna de Opinión de la compañera Silva Ruggieri

Categoría: Mujeres FA
Publicado: Thursday, 31 May 2018 01:41

Columna de Opinión

Silva Ruggieri

 

LO CONTRA HEGEMÓNICO en la definición política-ideológica del FA y como bandera política de las mujeres frenteamplistas.


Asì como en su momento influímos en la caracterización del Frente Amplio como anti-patriarcal, creemos que es el momento y el enclave justo para luchar por definirlo como contrahegemónico.

Este concepto pone en juego una revisión profunda de las prácticas en nuestro partido político y en sus actuaciones, en sus postulados y hasta en sus acuerdos programáticos.

El concepto de contrahegemonía da cuenta de los elementos para la construcción de una conciencia política autónoma en las diversas clases, sectores e intereses. Plantea los escenarios de disputa en el paso de los intereses particulares hacia los intereses generales, como proceso político clave en la lucha de las mujeres políticas y el feminismo. Es la superación de una visión uniclasista ( la del patriarcado)

En la construcción de una conciencia popular, donde las condiciones de dominación de la mujer se visualicen, se debe incorporar una propuesta multicultural, un proyecto integral de las clases y una visión de modelo de desarrollo emancipadora de las mujeres. La experiencia de las últimas décadas, al menos en la experiencia latinoamericana, evidencia que el eje de una construcción contrahegemónica sería una integración entre las perspectivas emancipadoras de clase social (los trabajadorxs en general), étnica (los pueblos originarios y sus culturas ancestrales), y de género (la lucha contra el androcentrismo), junto con una propuesta de desarrollo que armonice equidad, industria, agricultura y naturaleza.

La contrahegemonía implica la apropiación de los instrumentos de los estados a fin de avanzar sin pausa en las agendas políticas más allá de los marcos teóricos.

Por otra parte es importante destacarnos como mujeres latinoamericanistas y no descuidar nunca los innumerables procesos de apropiación y de derechos en todo nuestro continente por las fuerzas ultra-conservadoras, apropiación que nos deja indefensas frente a un avance misógino, estratégico, malsano y perseguidor de las mujeres. Pensemos en una “refundación de los estados del sur” (Boaventura de Souza Santos) y quizás así no perderemos el tono que debemos imprimirle a nuestras lucha feminista que debe ser anti-colonialista necesariamente.